Seguidores

domingo, 21 de octubre de 2012

Los faroles japoneses son un símbolo de dejar marchar el pasado. Bueno, tengo una noticia, no somos japoneses. ¿Sabes lo que somos? niños. Como si encender una vela fuera hacer que todo vaya bien, o incluso decir una oración, o pretender que él no va acabar dejándome. Estúpidos, delirantes y desesperantes niños. Ya sé lo que vas a decir ''¿le haces sentir mejor, Marina?.'' ¿y qué? ¿durante cuanto tiempo? ¿un minuto? ¿un día? ¿qué diferencia hay? porque al final, cuando pierdes a alguien... cada vela, cada oración, no va a compensar el hecho de que lo único que te queda es un agujero en tu vida donde esa persona que te importaba solía estar. Así que gracias, amigo. Gracias por dejarme cuidando aquí de los niños. Porque hace tiempo que debería haberme marchado. No conseguí al chico que quería, ¿recuerdas? estoy atrapada aquí luchando contra dios sabe qué y cuidando a los niños. Me debes una enorme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario